Historias de citas a ciegas

CITA A CIEGAS, de Mario Diament julio 09, 2012 Cuatro historias de vida afectadas por el egoísmo, la cobardía y el desamor. Texto y fotos: Salvador Perches Galván. Mario Diament e s ensayista, periodista, dramaturgo, narrador, guionista, productor teatral y traductor literario. Nació en Buenos Aires el 17 de abril de 1942 y reside en Miami ... Historias de citas a ciegas. The Bright Side. 10 de Febrero de 2016 . Download. En este mes del amor, se me ocurrió ponerle un poco de humor al tema. ¿Quiénes hemos salido en una “cita a ciegas”? Por lo general, éstas son promovidas por familiares y amigos que quieren ayudarnos a encontrar a nuestra media naranja. Suelen ser desastrosas ... Si estas buscando pareja Citas a Ciegas es tu web. Aquí os ayudaremos en vuestras citas románticas, especialmente en aquellas que como la página indica son 'a ciegas'.En el interior se pueden encontrar guías de páginas de contactos para buscar pareja y amigos, consejos sobre las citas online y algunos trucos como ligar en internet, como encontrar a tu media naranja. Como una de las novedades de la nueva programación de Univision para la nueva temporada estaba Cita a Ciegas, un refrito de la telenovela argentina titulada Ciega a Citas.. SINOPSIS: Lucía es una periodista soltera, treintona y gordita, con una madre entrometida y una hermana perfecta a punto de casarse.Cuando las escucha apostar que va a ir a la boda sin pareja, vestida de negro y más ... Historias de Amor » Una cita a ciegas inolvidable. Nunca pensé que el amor me fuera a llegar en ese momento y de aquella manera. Acababa de terminar una relación de cinco años llena de altibajos pero por la que había apostado muy fuerte. 1. La entrevista de trabajo: «Decidimos salir a tomar algo y yo me ofrecí a conducir. Cuando llegamos al bar, él le pidió a la camarera una solicitud de trabajo y hablar con su superior. Hay un lugar que muy pocas personas conocen, es un lugar del que se dice que existe, pero pocos lo encuentran, alli solo puedes llegar, si eres un inadaptado social, alguien que tiene muchos secretos, o tal vez solo uno, pero que no puede hablar de el, ya que nadie entenderia, personas que viven tratando de encajar en una sociedad que no los aceptaria, si supieran a que se dedican, asi que ...

Nelkenherz: parte 1/2

2020.05.15 06:47 DanteNathanael Nelkenherz: parte 1/2

NELKENHERZ


Las escaleras están frescas con heridas mientras sube escalón a escalón, poco a poco la obscuridad esclareciendo en sus viñetas oculares, volviendo a respirar con tranquilidad. Y aunque presentemente se encuentre solo, en su corazón lleva la compañía de todo el mundo.
La encuentra limpiando claveles en el estanque del jardín. Se pone de puntitas y trata de evadir las recientes flores y frutos caídos de las jacarandas que cubren la casa de la extraña lluvia tardía. Las obscuras ramas dibujan hipotrocoides en el aíre. Gorriones con la cabeza rojiza surfean el flujo etéreo que pasea sobre la ciudad, hacía el moribundo sol, la niebla ascendente pintada más y más de naranja en el horizonte hasta esfumarse en espirales concéntricos. . . . Pero antes de llegar a ella, ve la suavidad y lentitud con la que lava cada pétalo—del rojo pasan al rosa dentro del agua. A su lado apenas queda un par. Acercándose un poco más, las pieles de los irregulares pétalos revelan haber sido artificialmente teñidos con un rojo escarlata. Lentamente, todavía de puntitas, la abraza por detrás, un beso en la mejilla, un silencioso “ya estoy en casa, cuéntame.”
Termina de lavar los últimos claveles, los amarra en un ramo con la liga de su cabello, exdorado y cayendo en gravedad disminuida, seguramente por la presión atmosférica, y por fin le deja ver sus ojos, su mirada decaída. Una serie de jalones cardiacos le hacen instantáneamente besarle la frente y abrazarla. Pequeñas aglomeraciones de tristeza liquida empiezan a bajar por sus mejillas. Ambos se paran al mismo tiempo, petricor acercándose cada vez más. Deja que ella tome el ramo. Lo sostiene cerca de su pecho, manchando su azul uniforme. Caminan hacía la puerta trasera, entrando silenciosamente a casa.
La luz permanece apagada. A través del estudio hay veladoras que él empieza a encender, mientras ella regresa del almacén con un jarro acampanado de vidrio. Dentro de él coloca las flores, agua y unas cuantas lágrimas. Cuando la ultima veladora ha sido despertada, el pequeño cofre, Cuauhxicalco—que le sorprende aún funcioné después de tanto tiempo, especialmente al ser su primer proyecto de carpintería, regalo de su primer aniversario—ya descansa en sus blancas y temblorosas manos. Se acerca y le desabrocha el pequeño collar de oro del cual pende una pequeña llave con las letras vanvda en el cuerpo de esta, que ahora va clink, clink, para abrir y revelar múltiples chalchihuites, jades y serpentinas. De su bolsillo saca 3 jades. Las lágrimas dentro de él no pueden ser contenidas por mucho más tiempo, pero da su todo para seguir mirando en silencio. Ella toma un pétalo de clavel y envuelve una de las piedritas en él. Tan pronto como introduce las tres piedritas se deja caer, él apenas si la alcanza.
La sienta en el sillón de vinilo negro, su favorito, en la esquina del estudio. Toma otra silla y se sienta frente a ella. Después de un minuto, comienza a hablar.
“No fueron 3.”
“Oh. Gracias a Dios. . . .” La tristeza viene ahora a ser reemplazada por curiosidad. “¿Entonces por qué pusiste tres piedritas dentro del cofre?”
La lluvia llega al techo sobre sus cabezas. Su pequeño entra a la habitación, buscando a sus padres, extrañado de no haber escuchado el usual tumulto en la puerta delantera.
“Cuando me llamaste y dijiste que quizás tardarías un poco más, no pensé que fuera tan grave, Cariño.”
Las manitas del pequeño toman otra silla y la arrastra hasta quedar entre ellos. Despeja el cabello de sus ojos y se amarra su casi dorado cabello con una liga que siempre lleva en la muñeca. Su mirada revela entender lo que está pasando. Coloca una de sus manitas de porcelana en la pierna de mamá y la otra en la pierna de papá, y asiente gravemente, pidiendo que continúe.
Und ich gehör dir nicht zu.
Beide klagen wir nun.
¿Dijiste algo, Preciosa?” dice mientras pasea su trapo de derecha a izquierda sobre la blanca superficie moteada del mostrador, dejando un rastro húmedo—susurros narcolépticos de caracol. “¿Has estado leyendo tus poemarios de nuevo?”
“¡Yia! Pfugeljin.”
“¿Vögelchen?” una pequeña risa. “¿Y ahora por qué soy una pequeña ave? ¿Qué hice ahora?”
“Eeeees—“ acercándose hacía él, hasta dejarse caer sobre sus hombros, rodeándolo con sus suaves y cansados brazos, recostando su cabeza en palpitante pecho de su amado, para continuar “—porque eres el que me lleva al cielo en tus alas.”
Las ultimas tormentas han dejado de caer, aunque el hombre del clima, Don Eladio, alias “Hieladio,”avisó de un frente frío que llegaría del Norte por la tarde. El un poco oxidado gallo de los vientos, siempre anunciando en sutil canción la víspera del amanecer sobre el letrero de la florería, Nelkenherz en grandes letras serif rojas sobre un fondo blanco, avisa que el viento se acerca no desde el Norte, pero del Este.
En el encuadre se puede ver la parte baja del letrero de la tienda, del cual cuelgan cuatro bulbos geométricos, uno parpadeando, a punto de morir; ambos ventanales llenos de flores por detrás. Y la gran puerta de cristal-madera obscura, de la cual sale jovial, suelta y sonriendo naturalmente a quien pase Maxine Boan. La florería le pertenece a ella y a su esposo, Kelvin Antares. Las piernas del lucero de la calle Aloe se mueven de un lado para otro por debajo de su danzante vestido mientras recoge las restantes mesas que por la mañana estaban llenas de amapolas, lirios, petunias, girasoles, rosas, margaritas, geranios, hortensias, petunias, begonias, gitanillas, azucenas, nomeolvides y claveles—los primeros del año. La cámara no puede captar muy bien todo el rango de colores por la mañana, pero ya que es tarde, bajo la luz monótona, nublada, saturada, ella brilla en el centro de la película.
Un pequeño beep avisa que ya ha terminado de grabar. La guarda dentro de los tantos bultos de su chaqueta y se levanta de la silla frente a la florería. Todos esperan ya la lluvia, pero no viene . . . espera pacientemente en las alturas para dejarse caer.
La cita es alas 19:30, en la entrada a la Posada del Sol.
Realmente no sabe lo que está haciendo. Un amigo le había recomendado trabajar con Tomas Villacorta Jr. Desde hace un año. Era un trabajo simple como este: ir y tomar video de un grupo de amigos que siempre se reunía cerca de Plaza San Pedro. Cuando la noche caía, bajo el manto matrimonial del sol y la luna, de las estrellas y el smog, se acercaban más, pagándole a alguien en la iglesia para subir a la azotea, al Hospital Juárez. Allí llevaban un tipo de ritual para comunicarse con la Planchada. Habiendo contactado previamente a la Quemada unos días antes, que había revelado el nombre de aquel malvado italiano, pidiendo que le hicieran pagar por lo que hizo, pues así lo quería la Tierra.
“Deste gafe ni la Llorona sabe. Su crimen castigado verlo he. ¿Encontréis vosotros a V.? Diz que Planchada en vida fuera duno de su cuna amante.”
“¿Eulalia ‘La Planchada’ del Hospital Juárez?”
“Con ella averar.”
Así que lo hicieron. . . . Un poco.
La Planchada estaba demasiado cansada después de la pandemia que ocurrió hace unos años. Los pacientes necesitaban demasiada atención. Incluso tuvo que ir de paso a otros hospitales para suplir con la carga a los enfermeros espectrales que allí laboraban. En sus aventuras fuera del Juárez se encontró a varios fragmentos del alma de Nightingale trabajando horas extra. Historias fueron intercambiadas y pronto Eulalia se dio a conocer en todo el mundo fantasmal benigno. (Algunos dicen que incluso el maligno, pues se apareció el fantasma de un criminal, herido, una noche en la explanada del Juárez. Eulalia lo curo y lo cuidó sin dirigirle la palabra.) Esto hizo que se arreglara de nuevo el cabello y lavara sus ropas, por lo que cuando finalmente apareció, casi no la reconocieron. Era 12 de mayo. Se sentó con ellos.
Eulalia reveló el nombre de aquel muchacho que la engaño, dejándola atrás, sola. Huyendo con aquella que finalmente llamaría esposa . . . Teodoro V.
Los chicos desaparecieron uno a uno después de eso. Él nunca lo supo.
Pero el dinero escaseaba, y el trabajo del magnate transnacional era demasiado fácil como para que pagara $10000 . . . solamente por filmar por una semana a una reconocida pareja que vendía flores y nunca daño a nadie. Demonios, incluso él mismo había ido a comprarle flores ahí a ella . . . a ella . . . varias veces. . . . ¿Qué podría pasar?
En las puertas de la Posada del Sol lo esperaba un agente vestido de basurero—es eso . . . sí, dice “prohibido penetrar a personas no autorizadas:” nice—naranja como el metro, como el cuerpo de una pluma, estoico, llenando botes despintados y oxidados de una cantidad exagerada de basura para un disfraz. Le hizo una señal de que echará el instrumento en la basura.
Bajo la acera, dando la mejor impresión de desinterés que pudiera, y aventó todo junto dentro del bote de basura orgánica. El hombre le maldijo.
Antes de llegar a casa, por curiosidad pasó de nuevo por la florería. Maxine ya había recogido todo y se encontraba dentro. En su mano una taza que al beber de ella empeñaba sus lentes. Kelvin estaba terminando de merodear en la caja, un último click antes de acercarse a Maxine, quien instantáneamente sonríe viéndole a los ojos . . . ¿fue eso una patada? No puede ver muy bien desde ahí.
Recuerda que todavía lleva puesta el arrugado disfraz, desparramándose a los lados como una masa viscosa dejada mucho tiempo sobre la mesa. Se la quitó y la desechó en el cubo más cercano. Finalmente se arma de valor para ir a saludar a la pareja, que ya van un paso afuera de la florería. El cielo aún está gris, pero ni el viento ni la lluvia tienen la presencia que se esperaba. Cuando Kelvin apaga las luces, todos los colores de la calle Aloe se dispersan a los vientos como motas de polvo. Ni una herida traería un poco de color de vuelta.
“¡Memo!” salta Maxine. Su negro cabello lacio se alza y cae lentamente en ritmo con su vestido, resaltando la luminosidad de sus dientes, rodeados de un rojo natural. Se acuerda de ella. “¿Cómo has estado? Hace mucho que no pasas por la tienda. ¿Las cosas siguen mal?”
“Si. . . . No la he vuelto a ver desde el invierno. Navidad fue la última vez que estuvimos verdaderamente juntos, desde ahí he estado estático. No sé si—“
“Memo,” interrumpe Kelvin.
“Señor,” haciendo un pequeño saludo japones, sincero y automático, con los ojos fijos en el suelo.
“Me pareces un excelente chico, Memo. Desde que venías a comprarle ramos personalizados, desde la primera hasta la penúltima vez que entraste en esta tienda, pude ver en tus ojos cuanto la amabas. Ah, no solo en tus ojos, todo tu ser rebosaba de amor, de energía.” Una pequeña pausa, sus pupilas brillantes, buscando qué decir, le dan la vuelta al mundo.
“Es repentino,” voltea a ver a su esposo, que le da el si con la cabeza. “¿No gustarías acompañarnos un poco a la casa? Me gustaría saber qué está pasando contigo y con . . . ella.”
“No se preocupe, puede nombrarla.”
“—con Claire.”
“Por supuesto, no tengo nada más que hacer por hoy.”
Después de 5 calles y 2 vueltas, subiendo las escaleras verdeas, las que si tienen barandal, llegan a una grandiosa reja que tiene las letras A&B en la cúspide, sobre las cuales descansa una corona de flores. Todo el trabajo de hierro parece estar hecho a base de gigantes flores petrificadas.
Guillermo mira su reloj . . . se le hunde el pecho. Ya es un poco tarde, pero ya no hay una razón por la cual llegar a casa lo antes posible. Comprará la cena en el camino de vuelta . . . y una botella de ron.
Adentro va Maxine, luego Guillermo y finalmente Kelvin, quien cierra la puerta tras de sí. Dentro de los umbrales de la casa, Guillermo puede ver claramente una distinción entre aquel lugar y el mundo exterior. Todo huele a paz, el peligro ya no sabe en su boca. ¿Es esto lo que es un hogar? Su pecho se hunde todavía más. Trata de que los recuerdos de un futuro imposible ahora no le llenen los ojos, desbordando todo aquello que no dice, el dique de su escasa seguridad llevado a un punto crítico. La humedad derrumbándose lentamente sobre su cara lo llevará de nuevo a la orilla del mar donde la conoció. Sabe que cada vez que lo hace, la brisa de barre su corazón con bruma algún día lo convertirá completamente en un bloque de sal, uno que todas las empresas que lucran con la insoportable inaceptabilidad de una partida, esperando en los valles emocionales donde la obscuridad es más densa, más pesada, que se pega a la piel, exprimirle todo hasta convertirle en un fantasma que recurre a la pornografía, el alcoholismo, la putería, para seguir huyendo . . . pero nunca podrá huir de nada. Y lo sabe. La promesa de amanecer en otro día más brillante, apenas consciente, con la boca seca y una resaca, siempre termina por llevarlo a un día todavía mas obscuro, donde el sol sigue brillando igual pero lo siente cada vez menos. Los horizontes a los que quiere llegar son solo los bordes de su tumba, y cada vez que cierra los ojos, la única luz que hubo en su vida, la única que dejó entrar, va rondando en el laberinto de su tragedia, sin parpadear . . . ni sus parpados lo protegen de notar su ausencia. . . .
. . . y Maxine lo abraza sin dudar. Finalmente llora. Kelvin entra para preparar la sala.
En los lapsos que puede abrir los ojos, un poco distorsionadas por el mas acuoso, puede ver muchas flores y cajas, cajas grandes, apiladas por doquier.
Maxine lo sienta a su lado en el sillón más largo, dando de frente a la apenas usada chimenea. “Deja salir todo,” le dice.
Kelvin cena solo. Deja preparados otros 2 platos y sube a realizar una llamada. Aún cuando Guillermo ya ha dejado de llorar, La voz, con un tono de emoción igual al que cuando empezó, puede oírse todavía.
“Así que eso paso. . . .”
“Ya han pasado tantos días y todavía la extraño.”
“No importa,” Maxine con una sonrisa. “La verdad solo la extrañas porque le daba estabilidad a tu vida. Desde que se fue, nada ha sido lo mismo—¿cierto?—pero no tiene que serlo. Las cosas deben de mejorar. Y todo, especialmente el amor, se da de forma natural. Me contaste que incluso has rechazado a algunas personas por ella. Bueno, me parece que es porque crees que no eres digno de nadie, le tienes miedo a demostrarle a otras personas lo que realmente eres. Pero dime, ¿te has sentido mejor por rechazarlas? Quizás sientas que estás siendo responsable al no entrar en una relación, pero, querido, no lo estás siendo. Vales muchísimo como para que sigas huyendo de tomar responsabilidad de ti mismo, Sabes que tu corazón quiere amar, pero lo único que haces cuando se presenta ese amor es huir, llenándote la cabeza de mil cosas. No retrases lo inevitable, no quiero que te hagas daño.
“Pero ah, hermoso, mírate. Realmente mírate. Estás así por alguien que ya no está. Tu amor es muy grande. Tiene una fuerza inmensa. Ocúpalo en ti mismo y en alguien que realmente quiera lo mejor para ti. Quizás pienses que no es así, pero encontrarás a alguien que te ame, que pueda ver a través de todo lo que escondes, directo al tesoro de tu alma. Y ni tu pasado ni tus miedos le van a importar, por que está ahí no solo para amarte, también para enseñarte todas las cosas que hay por amar en ti: cuando la veas sonreír, cuando le haya contado a alguien de ti y al presentártelos digan ‘¡Memo! es un placer conocerte,’ cuando duerma tranquilamente en tu pecho y te diga con toda seguridad que tú eres lo que ella quiere. Y cuando menos te des cuenta, tu corazón habrá sanado, y ella te tratará igual, pero ahora estará aliviada de que puedes por fin verte como ella te ha visto desde el principio. Y no es que no vea toda la obscuridad en tu corazón, no es que sea ciega a ella, a veces, cuando no la veas, tendrá miedo, pero sus ojos brillarán de nuevo, pues sabe que eres realmente aquél que brilla por debajo de toda esa obscuridad.”
Antes de que la sonrisa de Memo se transformara en llanto, Kelvin baja al fin, sus pasos resonando en la escalera, pues baja dando brinquitos.
“¿Ya?” le pregunta a Maxine. Ella asienta. “Bueno, toma,” le dice a Guillermo, alargando el teléfono del cual ya cuelga una pila portátil.
“Amm . . . ¿yo?”
“¿Quién más, campeón?”
“Ah, uhhh, ahhhh . . . okay . . .” se pega el teléfono a la oreja. “¿Bueno?”
“Holaaa, ¿Memo?” Al oír aquella voz, el corazón de Guillermo empieza a latir de otra manera, no con ansiedad, pero con emoción.
“S-s-¿si?”
“Un placer Memo. Me llamo Eurus y—“
“¿Crees que estará bien? Eurus lleva mucho tiempo queriendo conocerlo.”
“Lo hará. Nuestra niña es la mejor.”
Cuando bajan de nuevo, la llamada todavía sigue su curso.
“—si solamente la buscas cuando estás triste, no la amas. Definitivamente extrañas la seguridad que te daba. Es más fácil regresar a lo que eras antes, porque así ya nadie podrá juzgarte por lo que eres realmente, temes abrirte con alguien más, porque como dijo mamá, crees que no te amaran. Bueno, Cariño, la realidad es que muchos y muchas te han amado, pero en tu necedad, has cerrado la puerta por un amor oxidado, que ya ni es cenizas, es carne muerta, y te vas a pudrir con ella si sigues aferrado.”
Al llegar a casa, ya muy de madrugada, Guillermo. . . . Bueno, la conclusión lógica entonces es que realmente amas a quien buscas cuando estás feliz, ¿no? . . . Guillermo estaba muy feliz. Y no podía dejar de pensar en Eurus.
. . .
submitted by DanteNathanael to DanteNathanael [link] [comments]


2016.11.08 13:06 EDUARDOMOLINA ENTREVISTA / Mervyn King, ex gobernador del Banco de Inglaterra: "España debería abrir un debate sobre su pertenencia a la zona euro". "No tiene ningún sentido imponer altos niveles de austeridad a países cuyo único resultado es una alta tasa de desempleo y una contracción de la demanda"

Hernán Garcés
http://www.eldiario.es/alternativaseconomicas/Espana-deberia-debatir-pertenencia-euro_6_576102417.html
"El Banco de España es una institución singular: la cúpula yerra y sus inspectores aciertan. Para muestra, un botón: los inspectores avisaron al Gobierno en 2006 de la crisis que se avecinaba, alertaron años después de que la salida de Bankia supondría "nacionalizar pérdidas" y ahora denuncian "la pasividad y la autocomplacencia" de los actuales responsables de la institución. Otros vientos corren al otro lado del canal de la Mancha. El Banco de Inglaterra es una de las joyas de la corona del Reino Unido, respetado por su independencia y solidez intelectual. Si la institución mantiene su flamante prestigio después de la crisis es, en parte, gracias a un eminente profesor de economía (Harvard, MIT, LSE...), Mervyn King, que entró en la institución como economista jefe en 1991 y fue gobernador durante una década, de 2003 a 2013.
Ahora llega a las librerías El fin de la alquimia (Deusto), que ha sido celebrado por los economistas y la prensa internacional como uno de los mejores libros sobre la crisis. Cerca de cumplir los 70 años, Lord King despliega su erudición para transmitir al lector profano en economía los mecanismos de la sociedad capitalista y una completa historia de la moneda y la banca. Con la autoridad de haber sido uno de los principales protagonistas de la crisis de 2008, denuncia que el presente marco intelectual está obsoleto y que si no se hacen cambios profundos, otra crisis llegará que "colapsará nuestro sistema económico y financiero o tomará la forma de un conflicto político o incluso militar". La entrevista tiene lugar a mediados de octubre en la Facultad de Derecho de la New York University (NYU), donde King es actualmente profesor.
En su libro usted afirma que culpar a los individuos de la crisis es contraproducente. ¿Por qué?
Como explico en el libro, las personas, por naturaleza, tienden a buscar a alguien a quien culpar y castigar. ¿Pero qué ocurre si la causa del problema no sólo es de los individuos, sino del sistema? Pues que otra crisis podría volver a ocurrir. Lo hemos visto durante largos períodos de tiempo en forma de crisis bancarias; llegan a intervalos impredecibles, pero siguen llegando. Son muy difíciles de lidiar, y es la gente sencilla y trabajadora la que paga el precio, la que soporta su costo. Por ello, pienso que lo más importante que los economistas pueden hacer es intentar explicar a una audiencia mucho más amplia por qué algunas de las actuales ideas económicas nos han llevado a este desastre, y qué tenemos que hacer para cambiarlas.
Usted usted cita a Hegel ("Lo que la experiencia y la historia nos enseñan es que la gente y los gobiernos nunca han aprendido nada de la historia, o no han actuado sobre los principios que se deducen de ella"). ¿Cuándo piensa usted que la gente y los gobiernos van a aprender las lecciones de la crisis?
Me temo que hará falta otra crisis antes de que la gente realmente pueda decir que debemos hacer algo. Y pienso que la crisis de 2008 fue enorme, tanto por sus consecuencias absolutas sobre nuestras economías como por ser una crisis global que afectó a la totalidad de los países industrializados. Otra crisis del mismo tipo demostraría a la gente que hay algo esencialmente erróneo que debe ser corregido. No estoy seguro de que la gente haya aprendido, aún hoy, las lecciones de la última crisis.
Usted tiene la reputación de ser un hombre muy prudente. Sin embargo, escribió que "la siguiente crisis o colapsará nuestro sistema económico y financiero o tomará la forma de un conflicto político o incluso militar".
Pienso que sí, y lo que los políticos hacen es sólo tratar de seguir adelante, carecen de ideas. Como no han cambiado el enfoque básico, tampoco tienen respuestas. Es posible que seamos capaces de salir del paso por un largo tiempo, pero salir del paso no va a resolver el problema de volver al camino de crecimiento en el que estábamos. Después de la Gran Depresión de la década de 1930, cabía preguntarse hacia dónde iba la economía de EEUU. En realidad, veinte años después estábamos en la misma senda de crecimiento: el empleo perdido se había recuperado por completo. Estamos muy lejos de eso ahora. Podemos recuperarlo, pero solo haciendo cambios significativos en la economía mundial, tanto reequilibrando nuestras economías como reconstruyendo la forma en que regulamos las finanzas, y no veo que progresemos mucho ni en lo uno ni en lo otro.
Según el presidente del Gobierno de España, "los españoles han hecho un trabajo extraordinario en los últimos años para superar las dificultades económicas extrema y han tenido una historia de éxito que es reconocido y admirado más allá de nuestras fronteras". ¿Cuál es su evaluación de la economía española?
Obviamente ha habido algunos progresos, pero no los suficientes para que España pueda volver al pleno empleo sin tener una cuenta corriente deficitaria. Si España quisiera volver al pleno empleo pienso que sería difícil lograrlo sin tener que endeudarse de nuevo en el extranjero. Y la pregunta es, ¿ por qué alguien estaría dispuesto a prestarle a España cuando volver al pleno empleo significa tener un déficit por cuenta corriente?
Como hemos visto entre 2012 y 2015, el endeudamiento externo es posible, pero sólo funciona porque el resto del mundo piensa que cualquier préstamo a España está garantizado, esencialmente, por Alemania y otros países del Norte. Eso es algo que ellos niegan oficialmente, pero en términos prácticos la Unión Europea se las ha ido arreglando en el Sur para eliminar el déficit comercial y de cuenta corriente mediante tasas de desempleo suficientemente altas. Y España, por supuesto, aún está lejos de volver al pleno empleo.
¿En su opinión, es la austeridad un obstáculo para volver al pleno empleo?
En mi opinión, hay dos aspectos diferentes en la austeridad. Uno, que un gobierno necesita tener un programa creíble para gestionar las finanzas públicas. No puede seguir teniendo permanentemente un gran déficit presupuestario. El criterio tradicional del FMI era decir: dejemos que baje el tipo de cambio, eso hará crecer las exportaciones y te permitirá disminuir lentamente el déficit presupuestario con el tiempo, la demanda externa sostendrá a la economía y mantendrá el pleno empleo. Pero cuando pierdes la capacidad de bajar el tipo de cambio para generar mayor demanda de tus exportaciones, el único impacto que tiene la austeridad fiscal es crear más desempleo.
El verdadero problema aquí es que cuando los países del Norte de Europa se unieron a la zona euro se les dijo, y así lo dice el Tratado, que cada país se responsabilizaría de su propia deuda nacional. Después de 2010 todo eso se tiró por la ventana. En propiedad, la propuesta del Banco Central Europeo (BCE) de llevar a cabo Operaciones Monetarias de Compraventa (OMT) consistió en prometer que si un país encuentra que el tipo de interés que tiene que pagar para recibir préstamos es demasiado alto, entonces el BCE le comprará sus bonos. Eso es una transferencia de los países del Norte a los países del Sur. El BCE dijo que haría esas compras, pero en realidad nunca hicieron ninguna.
Si esas transacciones fuesen de nuevo necesarias, serían muy controvertidas, porque los economistas alemanes dicen: "Oye, mira: esta no es la unión monetaria que nosotros aceptamos firmar; nosotros firmamos una unión monetaria que no tenía una cláusula de rescate, sino sólo un Pacto de Estabilidad y Crecimiento. Entonces, ¿por qué tenemos para eso que pagar por la expansión fiscal de España, Grecia, o Portugal?". Puedes entender su punto de vista. Pero, por supuesto, si vas a los países del Sur también es verdad que no tiene ningún sentido imponer altos niveles de austeridad a países cuyo único resultado una alta tasa de desempleo y contracción de la demanda.
Lo que está faltando es la capacidad de permitir modificar la tasa de cambio. Es ingenua la idea de que tú puedes sustituir la flexibilidad del tipo de cambio presionando a la baja los salarios y precios. Puedes intentarlo, pero cada vez que hemos visto eso en la historia ha demostrado ser extraordinariamente difícil y muy doloroso. La cuestión es, ¿resulta razonable hacer sufrir a España tanto dolor para hacer frente a esta situación?
¿Y cuál es su respuesta?
La preocupación que la Unión Europea debería tener es, en mi opinión, que ahora estamos embarcados en un rumbo donde tanto los países del Norte como los del Sur de alguna manera se sienten abandonados por la forma en que el euro se ha desarrollado. España, Italia, Grecia, Portugal –y hasta cierto punto incluso Francia– han estado sufriendo por estar encerrados en un sistema de tipo de cambio fijo mucho antes de que hayan convergido plenamente en un Estado donde el pueblo estuviera dispuesta a aceptarlo.
En cualquiera otra parte del mundo donde se ha dado una unión monetaria exitosa siempre ha ido acompañada de una unión fiscal y política. Hoy esto implicaría tener un único ministro de Finanzas para la zona euro, lo que significa que los impuestos y el gasto de España sería decidido por un ministro de Finanzas en Bruselas, en Berlín o donde fuera, pero no por el ministro de Hacienda español.
Bueno, si la gente en España vota por eso, la unión fiscal podría funcionar, pero no ha votado por eso ni se le ha dicho que ese es el plan, y no veo ninguna señal en algún país europeo de que quiera sacrificar su soberanía de esa forma, entregarla a un órgano central que no ha sido elegido y que no es representativo. Pienso que, en muchos sentidos, fue una irresponsabilidad empezar una unión monetaria antes de haber creado ese grado de unión política. No puedes forzar a la gente a una unión política a toda velocidad sólo porque hay una crisis. Aquella puede evolucionar orgánicamente a lo largo de cincuenta años, o de cien, no tenemos ni idea. Pero fue una locura poner primero la unión monetaria y después creer que una crisis crearía la unión política, porque lo que ha ocurrido es lo contrario.
¿Cuál es la perspectiva desde Alemania?
Cuando Alemania decidió abandonar el marco, el pueblo alemán hizo un sacrificio extraordinario. El marco era el símbolo de una Alemania democrática y exitosa después de la guerra. Mucha gente en el mundo admiraba el éxito y la estabilidad del marco, pero lo abandonaron con la esperanza de que de ese modo vincularían Alemania a Europa, demostrarían que Alemania ya no era un país del que se debía tener miedo.
¿Cuál ha sido el resultado?
Alemania es más poderosa política y económicamente hoy que en 1999 gracias al euro, y hay más sentimiento antialemán en Europa que en cualquier otro momento desde el fin de la Segunda Guerra Mundial. Esto es muy injusto para Alemania, pero se puede entender por qué la gente piensa así. No es Alemania quien está creando el problema, es la unión monetaria. Más que antialemán, la gente debería oponerse más a la unión monetaria.
En El mundo de ayer, de Stefan Zweig, se puede leer que " para el pueblo alemán el orden ha sido siempre más importante que la libertad y la justicia. El propio Goethe dijo que preferiría una injusticia a un desorden". ¿Alemania se enfrenta a un problema de orden?
Yo lo veo de otra manera. Los intereses de Alemania hoy son muy diferentes de los intereses de España, Portugal y Grecia. Sin embargo, los políticos siguen pretendiendo que sus intereses son comunes. Ellos dicen que tienen visiones diferentes sobre cómo tiene que funcionar la unión monetaria, pero eso refleja un conflicto fundamental de intereses. Ahí es donde estamos ahora. Muchas economías del Sur de Europa, sencillamente, no son competitivas con la tasa de cambio actual, y Alemania es súper competitiva. Esto significa que Alemania tiene aún un superávit por cuenta corriente enorme, que es insostenible, y que los países del Sur tendrían un abultado déficit por cuenta corriente si consiguiesen volver al pleno empleo.
La única manera de resolver esto es reconocer que el tipo de cambio debe cambiar. Sin embargo, el problema con la unión monetaria es que al no hacerlo así están creando un conflicto entre Alemania y otros países. No es que Alemania haya provocado un conflicto o quiera tenerlo, sino que están atrapados en un sistema que lo hace inevitable: esa es la razón por la cual asistimos a un diálogo de sordos. Y ahora tenemos una situación en la que la gente que está a cargo de las instituciones europeas tampoco reconoce la realidad y piensa que la respuesta es tener un único ministro de finanzas en Europa.
Muchos políticos de la Unión Europea piensan que es la solución.
Pero eso es demasiado absurdo. Es un poco como decir que la unión monetaria está causando muchos problemas, pero sabemos la solución: asumamos que Europa es un país y el problema está resuelto. Pero no lo está. Es increíble que los políticos puedan actuar en base a una premisa tan falaz. Lo extraordinario es que nunca ha habido un tiempo en nuestra historia en el que la gente en Europa pase más tiempo viajando a los demás países, estudiando y viviendo en los diferentes países que forman Europa, casándose los unos con los otros. La gente en Europa se lleva estupendamente bien, hay mucha menos tensión. Los ingleses, por ejemplo, adoran ir a otros países. Toda la cultura del Reino Unido en los últimos 60 años se ha transformado por la posibilidad de viajar a Europa. Esto no era así hace 60 o 70 años... bebían cerveza, no tenían las mismas opciones de restaurantes... Hemos visto las pinturas y la cultura de otros países de Europa; eso es algo que a todo el mundo le encanta. No hay una tendencia nacionalista contra los países.
La gente realmente quiere llevarse bien, agradarse unos a otros, intercambiar todo tipo de experiencias, pero los políticos han decidido hacer esto más difícil imponiendo a los pueblos de Europa un calendario de integración política, lo que es completamente antinatural, y una unión monetaria que está desintegrando la economía de Europa. Es una tragedia en muchos sentidos, porque los pueblos de Europa quieren llevarse muy bien y tener relaciones pacíficas, tener más comercio y quizás disfrutar de una mayor integración con el paso de los años, quién sabe.
Es extraordinario que la integración política haya sido impuesta en Europa independientemente de lo que la gente ha dicho en sus propios países. La razón por la que a los británicos les gusta ir a España es porque es diferente del Reino Unido. La idea de que no podemos ser buenos amigos unos de otros a menos que pretendamos que somos todos ciudadanos de un Estado artificial llamado Europa es bastante absurda. Eso es un falseamiento de la historia. Es realmente trágico que esta tentativa de imponer integración política y una sola unión monetaria esté siendo impuesta en un marco temporal que ha causado tanto daño a la creación de una Europa estable y pacifica.
¿Cree usted que España debería abrir un debate acerca de su pertenencia a la zona euro?
Debería haber un debate, porque creo que es uno de los mayores obstáculos para el progreso económico en Europa, y dado que Europa es el bloque monetario dominante en el mundo, incluso más grande que el bloque del dólar, en realidad es muy importante que la gente piense con cuidado acerca de lo que está logrando y si es positivo. Tratar de suprimir el debate no va a funcionar, la gente quiere hablar de ello. No se puede simplemente dejarlo en los extremos, debería ser el principal centro de discusión y debate. Cómo hacerlo es difícil. Puedo entender que el Gobierno pueda tener dificultades debido a que son miembros de un sistema al que sienten que quieren apoyar.
Pero creo que lo que deberían hacer es intentar abrir un debate a través de toda la zona euro; es decir, cómo diablos vamos a salir del lío en el que nos encontramos, no huir hacia delante a ciegas, afirmando simplemente que casi hemos llegado. Hemos tenido problemas con los mercados financieros en 2010. La idea de que hemos resuelto estos problemas creo que es totalmente falsa.
En un artículo reciente en el 'New York Review of Books', usted criticaba el trabajo de cierto tipo de prensa en el debate sobre el Brexit. En los periódicos españoles de papel es casi un tabú hablar de si España debe salir de la zona euro; es todo lo contrario en la prensa financiera inglesa. ¿En su opinión, qué papel debería jugar la prensa en el debate económico?
Una de las lecciones de nuestra experiencia en el referéndum sobre el Brexit ha sido que la única organización que realmente intentó hacer una presentación objetiva y equilibrada de los temas fue la BBC. Es interesante que fuera mucho más criticada por la gente partidaria del remain [permanecer en la UE] porque fue equilibrada. El lado del remain dijo que el otro era obviamente idiota y que no se le debía dar ningún tiempo de antena. En realidad, la BBC hizo un muy buen trabajo en circunstancias difíciles, así que creo que las emisoras del sector público tienen una gran responsabilidad para asegurar que hay un debate y presentar las diferentes partes de la discusión. Realmente es una posición extraordinaria decir que no debes dar a la otra parte ningún tiempo en la televisión o la radio porque escuchar sus argumentos podría confundir al común de la gente.
En nuestros tribunales tenemos un sistema de jurado en el que doce hombres y mujeres buenos son escogidos para estar en un jurado, no porque sean expertos en la cuestión enjuiciada sino porque a menudo son más hábiles para juzgar el carácter y decidir si alguien está mintiendo o no. Así es como nosotros organizamos la elección de nuestros líderes políticos. El electorado a menudo es lo bastante bueno como para reconocer a alguien que está intentando sinceramente hacer lo mejor posible frente a quien está tratando de engañarlo. Y esa es la gran esperanza, la salvación de la democracia. Pero requiere que la gente tenga la oportunidad de escuchar los argumentos. Me deprimió bastante nuestra campaña del referéndum en Gran Bretaña porque ambos lados se rebajaron a la propaganda. Lo interesante fue que la mayoría de la gente corriente se dio cuenta de ello.
En su libro usted ofrece un nuevo enfoque de la crisis financiera. ¿Podría explicarlo?
Es muy interesante encontrarse en Estados Unidos porque en este país hay una gran tendencia a percibir al resto del mundo como una extensión de EE UU. Piensan que todos los problemas empezaron en EE UU, que la crisis financiera iniciada en su mercado de hipotecas de baja calidad se propagó a todo el sistema bancario estadounidenses y que eso dañó a la economía de EE UU y luego a la economía mundial. Yo siempre sigo el razonamiento inverso y digo que el problema empezó en realidad en la economía mundial, que hizo caer los tipos de interés a largo plazo y los bancos centrales de Occidente respondieron a eso recortando a su vez sus tipos de interés, lo que llevó a que el precio de todos los activos fuera hacia arriba, como el de las viviendas, por lo que la gente tuvo que endeudarse más para comprar los activos o financiarlos. El sistema bancario hizo lo que se suponía que tenía que hacer: satisfacer la demanda de créditos proporcionando más préstamo. Entonces el sistema bancario se hizo muy grande, y en vez de aumentar su capital se financió con créditos, lo que fragilizó el sistema bancario y bastó una simple chispa en un mercado, el de las hipotecas de baja calidad, para que la gente se diera cuenta de hasta qué punto era riesgoso y vulnerable el sistema bancario. Y entonces todo empezó a derrumbarse.
La razón por la que pienso que esto es importante es que si adoptas el criterio tradicional de que de alguna manera todo empezó en el mercado de la vivienda, entonces piensas que una regulación minuciosa de esa sola parte del sector financiero evitará una futura crisis y que eso hará muy fácil volver a la normalidad. Aún hoy algunos bancos centrales alrededor del mundo siguen pensando que mantener los tipos de interés bajos durante un tiempo más solucionará nuestros problemas. Sin embargo, si te vas al comienzo de todo esto lo que está muy claro es que ninguna economía puede salir de esto por sí sola. Incluso China, que sabe que tiene que tiene que pasar de producir para exportar a producir para satisfacer sus propias demandas internas, ha fracasado en hacer ese cambio en los recursos; de hecho, no tiene ante sí ningún incentivo evidente para efectuar tal cambio si al mismo tiempo el resto del mundo no reequilibra también sus economías.
Lo que tenemos delante es a países que se endeudaron, incluso países como España, que deprimieron la demanda y tienen un alto desempleo, que no están volviendo en absoluto a la normalidad, y bancos centrales que acaban reduciendo los tipos de interés. No es sólo que necesitan mantener bajo los tipos de interés, sino que tienen que continuar reduciéndolos. Y es por esta escalera mecánica hacia abajo que caminan las tasas de interés sin que nadie pueda bajarse. Considero que el problema ahora es muy serio. Solo un intento realmente substancial de cooperación entre los países puede sacarnos de ahí. Uno de los grandes obstáculos es, a mi juicio, el euro."
submitted by EDUARDOMOLINA to podemos [link] [comments]


2016.06.20 16:51 EDUARDOMOLINA Susana Díaz, el as en la manga de Mariano. Susana Díaz no va a reclamar el liderazgo nacional. A cambio, patrocinará un sustituto o sustituta, más o menos interino o interina, que estampará la firma en el documento de la rendición y pondrá en práctica la ‘receta’ de Felipe González.

Por Rafael Alba
http://www.elboletin.com/opinion/135471/susana-diaz-mariano-rajoy.html
"Con escasas diferencias de matiz, probablemente provocadas por el diferente sesgo ideológico de las cocinas demoscópicas, las últimas encuestas publicadas estos días, incluida la ‘oficial’ realizada por el CIS parecen coincidir en lo esencial. El único cambio, más o menos significativo, que se produce ante la nueva cita electoral sobre los resultados que los distintos partidos obtuvieron el pasado mes de diciembre es la sustancial mejora que podría producirse en el número de escaños conseguidos por la nueva coalición Unidos Podemos, como consecuencia de la suma de los votos que habrían obtenido por separado Podemos e IU. Con las nuevas cantidades, la Ley D´Hont resulta más favorable para la coalición que podrá aumentar sustancialmente el número de diputados y conseguir quizá el famoso ‘sorpasso’ tanto en escaños como en votos, tras relegar al PSOE a una humillante tercera posición.
Pero, de hecho, tampoco esa nueva vía hacia el poder que se sustenta sobre la alianza de las formaciones que lideran Pablo Iglesias y Alberto Garzón, con el apoyo de las famosos ‘confluencias’, supone un elemento nuevo en el infernal y fragmentado tablero de juego político en el que se desarrolla la actual partida. Quizá lo incomprensible es que esa alianza no se hubiera realizado antes. O, a lo mejor no tanto. Al fin y al cabo, es probable que si IU no se hubiera llevado unos cuantos batacazos seguidos en las urnas en su afán por mantener una independencia que la actual ley electoral convertía en misión imposible, su nuevo coordinador, no hubiera tenido muchas posibilidades de dar por buena una alianza que convierte a su formación política en una suerte de muleta para que los ‘podemitas’ mejoren sus expectativas. Pero sin diputados y con una montaña de deudas las cuentas no iban a cuadrar y la propia supervivencia del portaviones electoral del PCE tampoco estaba asegurada.
Así las cosas, una vez más, las encuestas muestran la complicadísima situación en la que se encuentran en este momento el PSOE y su líder Pedro Sánchez. Desdibujados y sin un programa verdaderamente diferenciado en lo económico del que defenderían el PP y Ciudadanos, los socialistas parecen moverse sin remedio hacia la intranscendencia y la actual imagen de unidad que pretenden transmitir resulta casi una broma de mal gusto, ante la evidencia de que sólo un milagro en las urnas podría mantener con vida al actual secretario general a quienes sus compañeros y correligionarias parecen haber elegido como ‘chivo expiatorio’ del batacazo histórico que todos esperan. Si se consuma, el actual líder será sacrificado, dicen algunos, quizá la misma noche de autos y llegará el momento de volver a repartir cartas.
Los observadores más avezados en el día a día de Ferraz no creen que justo en esas circunstancias, con el partido en las horas más bajas de su historia en democracia, la líder andaluza Susana Díaz vaya a reclamar el liderazgo nacional. Más bien al contrario, de momento, según quienes defienden estas opiniones, lo alejará de sí. Y, a cambio, patrocinará un sustituto o sustituta, más o menos interino o interina, que estampará la firma en el documento de la rendición y pondrá en práctica la ‘receta’ de Felipe González. Ya saben, aquella solución salomónica en la que se instaba a los responsables de las dos formaciones políticas sobre las que se sustentó el bipartidismo, a dejar gobernar a aquel que hubiera obtenido una mayor cantidad de escaños. Un honor que, de confirmarse esas encuestas de las que hablábamos antes, le volvería a corresponder al PP.
Así que, según estas teorías conspiratorias de baja intensidad, Díaz se quedaría en su feudo del sur y, desde allí, procedería a explotar la excusa de la ‘unidad de España’ como principal mimbre del cesto de sacrificio institucionales por el bien de todos que empezaría a tejer para conseguir la recuperación del PSOE desde el centro. Una posibilidad que, como parece demostrar la coyuntura actual, no parece demasiado real en estos momentos, pero que no tendría más remedio que intentar.
Sobre todo, porque, a diferencia de otros líderes socialistas, el verdadero enemigo de la presidenta andaluza es Pablo Iglesias. Más que nada, porque el dinámico político de la ‘coleta’ es, siempre según estos analistas diletantes, la ‘bestia negra’ del ‘felipismo’ residual, Prisa y Juan Luis Cebrián y, por lo tanto, el único político con el que jamás pactaría esa corriente mayoritaria del socialismo que siempre ha dirigido la estrategia general del partido.
Así las cosas, Mariano Rajoy vuelve a sentirse seguro. Al fin y al cabo, con ese 27% del voto que parece haberse consolidado como un suelo ‘sólido’ para amortiguar la caída de la formación conservadora, a los populares les bastaría ‘arañar’ dos o tres puntitos, que le pueden llegar desde el zurrón de los muy desdibujados Ciudadanos de Albert Rivera para conseguir el propósito perseguido, que no es otro que mantenerse firmes en la presidencia del Gobierno. Al político gallego, que ha toreado en muchas plazas, no le asustan las andanadas de su competidor ‘naranja’, cuyo perfil, cada vez más derechista, pierde pie en el centro del espectro político. Sabe que esos votos no le van a faltar si los necesita para la investidura, o para aprobar unos presupuestos con más recortes, por mucho que ahora insistan en decir que no van a apoyarle.
Y como lo único que no consentirá Susana Díaz, siempre sobre la base del poder que han delegado en ella esos ‘verdaderos dueños del PSOE’ de los que hablábamos antes, es que Pablo Iglesias pueda convertirse en el nuevo inquilino de La Moncloa, la abstención socialista puede estar servida. Y la permanencia de Rajoy en el poder también. Sobre todo, porque no parece probable que, por mucho que Sánchez quisiera o no quisiera intentarlo, los socialistas vayan a repetir la jugada de poner sobre la mesa un nuevo pacto con Ciudadanos desde la ‘minoría mayoritaria’, como hicieron en la fallida legislatura que acaba de terminar. Más que nada porque como era de esperar, las bases electorales sobre las que siempre ha crecido el partido socialista, y siempre es casi desde los inicios de la última transición democrática, se sitúan claramente a la izquierda y no en el centro.
La moderación, ese perfil centrista que hasta no hace mucho todo partido con vocación de poder debía mantener, servía para arrancarle los votos tibios al enemigo y sumarlos a los propios, como modo único de obtener el complemento necesario para alcanzar el poder. Pero igual que el núcleo duro de los apoyos que siempre ha obtenido el PP se encuentra en el margen derecho del tablero político, el del PSOE se encontraba en la presunta orilla izquierda. Hasta que lo dejaron perder por pura incapacidad de entender que sus recetas no servían para motivar a unas nuevas generaciones que necesitan abrirse paso en la vida y no están en condiciones de soportar la precariedad laboral, simplemente porque no pueden permitírsela.
Porque es una opción que condiciona su futuro e hipoteca las posibilidades de prosperar en la vida que van a tener casi dos o tres generaciones enteras de españoles. Esas que han tenido la mala suerte de nacer en el mundo ideal de quienes, como el ministro del Interior, Alberto Fernández Díaz, creen que los “empleos para toda la vida se han acabado para siempre”.
Y esta es la única alternativa que, de momento, ofrecen a los menores de cuarenta años, los tres partidos que, en teoría, serían los defensores del sentido común y la seriedad en las propuestas. Un mundo distópico en el que la supervivencia no está asegurada. Sin entrar ya en terrenos espinosos como la corrupción, sobre la que tanto el PP como el PSOE, querrían pasar página rápidamente, el empecinamiento de los actuales líderes socialistas en no entender que para la mayoría la falta de un medio para ganarse la vida es bastante más horrible que la presunta ausencia de libertad, sumada a la obediencia ciega que mantienen a los dictados de ciertas élites, es lo que va a acabar para siempre con el partido.
Y Rajoy lo da por descontado, dicen. Cree que los socialistas se han conformado ya y están dispuestos a dejar de ser el gran partido estatal que fueron, para ser lo más parecido a una especie de partido nacionalista andaluz, con algunas cuotas de poder regional aquí y allá. Por eso, el presidente del Gobierno en funciones confía, aparentemente, en que Susana Díaz haga el trabajo sucio y, una vez amortizado Sánchez, le facilite el camino y le permita mantenerse en el poder.
¿Lo hará? Tal vez sí, pero debería replanteárselo. Y a lo mejor seguir el ejemplo, de otras figuras emblemáticas del ‘progresismo pactista’, o la izquierda exquisita, como la previsible candidata del Partido Demócrata a la presidencia de EEUU. Por duras que hayan sido las primarias, a Hillary Clinton no se le ocurriría jamás demonizar ni a Bernie Sanders ni a lo que representa. Necesita su ayuda para derrotar a Donald Trump."
submitted by EDUARDOMOLINA to podemos [link] [comments]


2016.02.24 13:01 jason-molina "El equipo socialista no intentó negociar, se limitó a presionar ". La impresión de las formaciones progresistas es que el cierre de filas del PSOE a favor de un acuerdo con Ciudadanos ha sido “indiscutible desde el principio”.

A una semana de la investidura de Pedro Sánchez, el acuerdo progresista que se intentaba edificar en España se emponzoñó el lunes de manera irreversible sin que cinco interminables “y espantosas” horas de reunión lograran modificar las peores expectativas. El aforismo del realismo y la ficción parece haber encontrado en estas negociaciones su ejemplo granado.
En Podemos se lamentan profundamente del talante mostrado por el PSOE “en un encuentro esperado en el que apenas cruzamos palabras sustanciales porque todo discurrió en un tono de tensión, de grandes conceptos, inútil e impropio de lo que allí nos congregaba”, explican. Y en este escenario, el equipo socialista, al parecer, rayó a gran altura. Según la versión de los tres partidos de izquierdas que acudieron al encuentro, los socialistas se limitaron a indagar desde el primer minuto en los límites de sus oponentes, presionando con una estrategia de desgaste demoledora. “Interrumpían. Llegaron a recordarnos la trascendente reunión que Pedro Sánchez y Albert Rivera celebraban en otra sala del Congreso en ese momento y que estaban próximos a cerrar un pacto. Todo muy frustrante”, aseguran. En varias ocasiones, la paciencia de los negociadores se puso a prueba y hubo varios conatos de finiquitar el encuentro allí mismo.
Dicen que ganas no faltaron. Y no sólo en los representantes de Podemos. También en los de Unidad Popular y en los de Compromís. El freno, según indican, “fue la imagen al exterior”, el modo de airear el fracaso y los reproches esperados contra una formación que impone vetos, que juega con las instituciones y que exige cambios que sólo conducen al despeñadero. Todo ello galvanizado por la benevolencia mediática de la inmensa mayoría de los canales de televisión y buena parte de la prensa del país. La impresión de las formaciones progresistas es que el cierre de filas de la dirección socialista a favor de un acuerdo con Ciudadanos ha sido “indiscutible desde el principio”.
Para ellos hubo una cita a ciegas. Sin luz ni taquígrafos. El escenario ideal para ejecutar un simulacro donde el juego subterráneo vale tanto como las intenciones. “No tuvieron la más mínima intención de negociar nada. Simplemente se limitaron a ejecutar una parodia a puerta cerrada”, señalan fuentes de Podemos con indisimulada indignación. Horas de miradas crispadas ambientadas por el sonido exterior que escuchaban a lo lejos. Dentro se batalló por el puñetazo sobre la mesa, el abandono y la ruptura unilateral. “En eso puede resumirse la reunión del lunes pero seguiremos intentándolo hasta el final”, remarcan.
Puede que ahora las aspiraciones de Podemos, de Unidad Popular y de Compromís no vayan a volar tan lejos como esperaban pero como ayer destacaba Pablo Iglesias, lo que sí ha logrado la “campaña de investidura” de Pedro Sánchez es que los partidos de izquierda se planteen que para seguir movilizando a la ciudadanía habrán de tener en cuenta, además del realismo político de ganar, la ruta que deberán emprender. Están convencidos de que el PSOE, que hace unas semanas concentraba las esperanzas para un cambio progresista con los peores resultados electorales de su historia, se encuentra en una posición delicada. El mar de fondo que se vislumbra desde Ferraz, dicen, sigue teñido del gris acerado que rodea a cualquier armisticio: el acuerdo con Ciudadanos es visto por un sector de su militancia como una nueva amenaza a sus principios de izquierda.
http://ctxt.es/es/20160217/Politica/4426/pactos-PSOE-Ciudadanos-Podemos-cambio-progreso-Espa%C3%B1a-Pact%C3%B3logos-de-guardia.htm
submitted by jason-molina to podemos [link] [comments]


transgenero - mi historia con una transexual - cita a ciegas Cita a ciegas  La dama de blanco  Territorio Creepy - Creepypasta Clásica 4 Historias de citas a ciegas Parte II │ MundoCreepy ... HISTORIAS DE A PIE TRIOS A CIEGAS CITA A CIEGAS (HISTORIA DE TERROR)  Miedo Profundo

Historias de Amor » Una cita a ciegas inolvidable.

  1. transgenero - mi historia con una transexual - cita a ciegas
  2. Cita a ciegas La dama de blanco Territorio Creepy - Creepypasta Clásica
  3. 4 Historias de citas a ciegas Parte II │ MundoCreepy ...
  4. HISTORIAS DE A PIE TRIOS A CIEGAS
  5. CITA A CIEGAS (HISTORIA DE TERROR) Miedo Profundo

Suscríbete al canal: http://goo.gl/VfvgTC transgenero - mi historia con una transexual - cita a ciegas #transgenero En el video de hoy roke te habla de mi hi... 4 Historias de citas a ciegas III │ Con Señales podcast - Duration: 13:49. MundoCreepy 225,832 views. 13:49. 3 Historias Reales de Acosadores de Pesadilla - Duration: 28:37. ¡SUSCRIBETE! http://goo.gl/DYIUNC ¡SÍGUENOS EN NUESTRAS REDES SOCIALES! • Facebook: https://goo.gl/VcgerZ • Twitter del canal: https://goo.gl/HhYVQR Twit... Cristina y Asier nos presentan a un grupo de tres chicos y tres chicas que tienen una cita a ciegas... se conocen.. se toman una copa... en fin... que... mej... 5 Historias de citas a ciegas │ MundoCreepy │ NightCrawler - Duration: 10:12. MundoCreepy 336,680 views. 10:12